Mini-cometas dentro de un cometa encendieron a 17P/Holmes durante su mega-erupción

16 de septiembre de 2009

Thumbnail preview

R. Stevenson, J. Kleyna & D. Jewitt

Astrónomos de la Universidad de California, Los Ángeles, y de la Universidad de Hawai, descubrieron varios fragmentos eyectados  durante el más grande estallido de un cometa ya presenciado. Imágenes y animaciones que muestran fragmentos volando velozmente desde el núcleo del cometa 17P/Holmes son presentadas por Rachel Stevenson, en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria en Potsdam, Alemania, el 16 de septiembre de 2009.

Stevenson, junto con sus colegas Jan Kleyna y David Jewitt, comenzó a observar el cometa Holmes, en octubre de 2007, poco después que se informó que el pequeño cuerpo de 3,6 km de ancho, había aumentado su brillo un millón de veces, en menos de un día. Ellos continuaron observando varias semanas después de la explosión con el Telescopio Canadiense-Francés-Hawaiano, en Hawai, y observaron que la nube de polvo expulsada por el cometa creció hasta llegar a ser mayor que el Sol.

Los astrónomos examinaron una secuencia de imágenes tomadas durante nueve noches en noviembre de 2007 utilizando un filtro digital que mejora las discontinuidades dentro de las imágenes. El filtro, llamado filtro Laplaciano, es particularmente bueno para escoger las débiles características de pequeña escala que de otra manera no se detectarían contra el fondo brillante del cometa en expansión. Ellos encontraron numerosos objetos pequeños que se movían radialmente, alejándose del núcleo, a velocidades de hasta 125 metros por segundo. Estos objetos eran demasiado brillante para ser simplemente rocas desnudas, sino que eran más como mini-cometas creando sus propias nubes de polvo a medida que el hielo, en su superficie, se iba sublimando.

“Inicialmente pensamos que este cometa fuese único, simplemente por la magnitud de la explosión”, dijo Stevenson. “Pero pronto nos dimos cuenta que las secuelas de la explosión mostraban otras características inusuales, tales como los fragmentos en rápido desplazamiento, que no habían sido detectados alrededor de otros cometas”.

Mientras que los estallidos de cometas son comunes, sus causas permanecen desconocidas. Una posibilidad es que la presión interna se acumula a medida que el cometa se mueve más cerca del Sol y los hielos de su sub-superficie se evaporan. La presión llega a ser demasiado grande y parte de la superficie se separa, liberando una enorme nube de polvo y gas, así como fragmentos más grandes.

Sorprendentemente, el núcleo sólido del cometa Holmes sobrevivió a la explosión y continúa en su órbita, aparentemente imperturbable. A Holmes le toma aproximadamente 6 años para dar una vuelta al Sol, y viaja entre el borde interior del cinturón de asteroides hasta más allá de Júpiter. El cometa se está alejando del Sol pero volverá a su punto más cercano al Sol en 2014, cuando los astrónomos lo examinarán para buscar más signos de explosiones.

Más información en:

http://www.europlanet-eu.org/

Tags: