La primera luz de Planck adelanta resultados prometedores

17 septiembre 2009

Thumbnail preview

ESA, LFI & HFI Consortia (Planck), fondo: A. Mellinger

Los resultados preliminares de la misión Planck de la Agencia Espacial Europea, ESA, cuyo objetivo es estudiar el Universo temprano, indican que la calidad de los datos es excelente. Ésta es una buena señal de cara al relevamiento de todo el cielo que acaba de comenzar.

Planck comenzó a analizar el cielo desde su ventajosa posición, en el segundo punto de Lagrange, del sistema Sol-Tierra, llamado ‘L2′, el 13 de agosto de 2009, cuando se terminaron de ajustar sus instrumentos para obtener un óptimo rendimiento.

El observatorio de microondas Planck, de la ESA, es la primera misión europea diseñada para estudiar la radiación del Fondo Cósmico de Microondas, conocida como CMB, por sus siglas en inglés, la supuesta radiación fósil del Big Bang.

Tras su lanzamiento realizado el 14 de mayo de 2009, comenzaron las comprobaciones de los diferentes subsistemas del satélite, mientras se enfriaban los detectores de sus instrumentos. Los detectores buscan variaciones en la temperatura de la CMB del orden de la millonésima parte de un grado, lo cual es comparable a medir, desde la Tierra, el calor que desprende un conejo sentado en la Luna. Para conseguir esto, los detectores de Planck deben permanecer a una temperatura extremadamente baja, en alguno de ellos incluso cerca del cero absoluto (-273,15°C, o cero Kelvin, 0 K).

Luego de completar las comprobaciones de los subsistemas y optimizar la puesta en servicio de los instrumentos, la calibración inicial terminó durante la segunda semana de agosto.

El relevamiento de ‘primera luz’, que comenzó el 13 de agosto de 2009, consistió en dos semanas de observación continua del cielo por parte de Planck. Esta operación se llevó a cabo para verificar la estabilidad de los instrumentos y la capacidad de calibrarlos durante largos periodos para alcanzar la gran precisión requerida.

Este primer relevamiento concluyó el 27 de agosto de 2009, entregando mapas de una franja del cielo, uno para cada una de las nueve frecuencias que puede observar Planck. Cada mapa es un anillo, de alrededor de 15° de ancho, atravesando todo el cielo. Los análisis preliminares indican que la calidad de los datos es excelente.

Las operaciones rutinarias comenzaron enseguida de acabar el relevamiento de primera luz y continuarán, sin interrupciones, durante los próximos 15 meses, como mínimo. En 6 meses, aproximadamente, se ensamblará el primer mapa de todo el cielo.

Durante su vida operativa de 15 meses, Planck reunirá datos suficientes para realizar dos mapas completos del cielo. Para sacar el máximo provecho de la gran sensibilidad de Planck, los datos necesitarán una serie de ajustes finos y un análisis muy delicado. Planck promete desvendar un tesoro oculto que mantendrá ocupados a los cosmólogos y a los astrofísicos durante las próximas décadas.

Más información en:

http://sci.esa.int/

Entradas Relacionadas:

Etiquetas: , , , , ,