Hielo en Marte expuesto por impacto meteórico

24 de septiembre de 2009

Thumbnail preview

NASA/ JPL - Caltech/U. Arizona

El Orbitador de Reconocimiento Marciano, MRO, de la NASA, reveló agua congelada oculta bajo la superficie de Marte a latitud media. Las observaciones de la nave espacial fueron obtenidas desde su puesto orbital luego que meteoritos cavaran nuevos cráteres en la superficie de Marte.

Científicos controlando instrumentos a bordo del orbitador, encontraron hielo brillante expuesto en cinco sitios de Marte con cráteres nuevos que varían en profundidad entre aproximadamente medio metro y dos metros y medio. Los cráteres no existían en las imágenes anteriores de esos mismos sitios. Algunos de los cráteres muestran una fina capa de hielo brillante encima del material más oscuro subyacente. Las manchas brillantes se oscurecieron en las semanas siguientes a la de las observaciones iniciales, a medida que el hielo, recién expuesto, se evaporaba en la atmósfera marciana. Uno de los nuevos cráteres tenía una mancha brillante de los materiales lo suficientemente grande como para que uno de los instrumentos de la nave confirmara que se trataba de hielo de agua.

Los hallazgos indican que el hielo de agua está por debajo de la superficie de Marte, a medio camino entre el polo norte y el ecuador, una latitud más baja de lo previsto para el clima de Marte.

“Este hielo es una reliquia de un clima más húmedo, hace quizá sólo varios miles de años”, dijo Shane Byrne, de la Universidad de Arizona, en Tucson.

Byrne es miembro del equipo de operación de la cámara de alta resolución HiRISE de la nave que captó estas imágenes, sin precedentes. Byrne y otros 17 coautores informan los hallazgos en la edición del 25 de septiembre de 2009 de la revista Science.

“Ahora sabemos que podemos usar puntos de impacto para nuevos sondeos para la búsqueda de hielo en el subsuelo poco profundo”, dijo Megan Kennedy, de Malin Space Science Systems, en San Diego, coautor del artículo y miembro del equipo operativo de cámara Context de la nave.

Durante una semana típica, la cámara Context realiza más de 200 imágenes de Marte, que cubren una superficie total superior a la del estado de California, en los Estados Unidos. El equipo de la cámara analiza cada imagen, a veces, encontrando los puntos oscuros que hacen los pequeños cráteres recientes en el terreno cubierto de polvo. Chequeando fotos anteriores de las mismas zonas es posible confirmar que una característica es nueva. El equipo ha encontrado más de 100 sitios de impacto nuevos, muchos de ellos más cerca del ecuador de los que mostraron hielo.

Una imagen de la cámara del 10 de agosto de 2008, mostraba una formación aparente de cráteres que se produjo después de una imagen del mismo terreno tomada 67 días antes. La oportunidad de estudiar un sitio con tales impactos recientes provocó la utilización de la cámara de alta resolución de la nave apuntando al mismo sitio, el 12 de septiembre de 2008, confirmando un grupo de pequeños cráteres.

“Algo inusual saltó a la vista”, dijo Byrne. “Observamos material brillante en el fondo de los cráteres con un color muy distinto. Se parecía mucho al hielo”.

El material brillante en ese sitio no cubre el área suficiente para que un instrumento espectrómetro de la nave pudiese determinar su composición. Sin embargo, una imagen del 18 de septiembre de 2008, de un sitio a una diferente latitud media mostró un cráter que no había existido ocho meses antes. Este cráter tenía un área más grande de material brillante.

“Estábamos muy emocionados por ello, por lo que se hizo un rápido cambio en la observación”, dijo el coautor Kim Seelos, del Laboratorio de Física Aplicada, de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel, Maryland. “Todos pensábamos que era agua helada, pero era importante conseguir el espectro de confirmación”.

El científico de proyecto de la nave espacial MRO, Rich Zurek, del Laboratorio de Propulsión a Reacción, JPL, de la NASA, en Pasadena, California, dijo: “Esta misión está diseñada para facilitar la coordinación y la rápida respuesta de los equipos científicos. Eso hace que sea posible detectar y comprender las características que cambian rápidamente”.

El hielo expuesto por los impactos recientes sugiere que el módulo de amartizaje de la misión Viking 2, de la NASA, cavando en las latitudes medias de Marte, en 1976, podría haber golpeado el hielo si hubiese cavado a 10 centímetros más profundo. La misión Viking 2, que consistía en un orbitador y un módulo de amartizaje, lanzada en septiembre de 1975, se convirtió en una de las dos primeras sondas espaciales en descender con éxito en la superficie marciana. Los módulos de amartizaje de las Viking 1 y 2 caracterizaron la estructura y la composición de la atmósfera y de la superficie. También llevaron a cabo las primeras pruebas biológicas sobre el terreno para la búsqueda de vida en otro planeta.

Más información en:

http://www.jpl.nasa.gov/

Entradas Relacionadas:

Etiquetas: ,