Corriente de gas intergaláctica gigante es más larga de lo que se pensaba

4 de enero de 2010

Thumbnail preview

Nidever, et al., NRAO/AUI/NSF & Meilinger, Leiden-Argentine-Bonn Survey, Parkes O., Westerbork O., Arecibo O.

Una gigantesca corriente de gas fluyendo desde galaxias vecinas alrededor de nuestra propia Vía Láctea es mucho más larga y más vieja de lo que previamente se pensaba, según han descubierto los astrónomos. Esta revelación provee una nueva percepción de cómo comenzó esta corriente gaseosa intergaláctica.

Los astrónomos usaron el telescopio Robert C. Byrd en Green Bank  (GBT), de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, para llenar importantes huecos en el retrato del gas fluyendo hacia el exterior desde las Nubes de Magallanes. La primera evidencia de esa corriente, denominada Corriente Magallánica, fue descubierta hace más de 30 años, y subsecuentes observaciones agregaron tentadoras indicaciones de que allí había más. No obstante, las primeras imágenes mostraron huecos que dejaron sin responder si este otro gas era parte del mismo sistema.

“Ahora hemos respondido a esta pregunta. La corriente es continua”, dijo David Nidever, de la Universidad de Virginia. “Ahora tenemos un mapa mucho más completo de la Corriente Magallánica “, agregó. Los astrónomos presentan sus descubrimientos en la Reunión de la Sociedad Astronómica Americana, en Washington, DC.

Las Nubes de Magallanes son las dos galaxias vecinas más cercanas a la Vía Láctea, a una distancia de entre 150.000 y 200.000 años luz. Visibles en el hemisferio sur, son mucho más pequeñas que nuestra Galaxia y debieron haberse deformado por su gravedad.

Nidever y sus colegas observaron la Corriente Magallánica por más de 100 horas con el GBT. Luego combinaron sus datos del GBT con los primeros estudios con otros radiotelescopios, incluyendo al telescopio de Arecibo, en Puerto Rico, el telescopio Parkes, en Australia, y el telescopio Westerbork, en Holanda. El resultado muestra que la corriente es más del 40% más larga de lo que se conocía previamente.

Una consecuencia de la longitud agregada a la corriente de gas es que debe ser más vieja, dicen los astrónomos. Ellos ahora estiman la edad de la corriente en 2500 millones de años.

La revisión del tamaño y la edad de la Corriente Magallánica también provee una nueva explicación potencial de cómo comenzó el flujo.

“La nueva edad de la corriente ubica su comienzo cerca del momento en que las dos Nubes de Magallanes debieron haber pasado próximas una a la otra, provocando masivas estallidos de formación estelar”, explicó Nidever. “Los poderosos vientos estelares y las explosiones de supernova de aquellos estallidos de formación estelar pudieron haber soplado el gas y haciéndolo fluir hacia la Vía Láctea”, dijo.

“Esto concuerda muy bien con algunos de los primeros trabajos que mostraron evidencia para tales escapes en las Nubes de Magallanes”, dijo Steven Majewski, de la Universidad de Virginia.

Las primeras explicaciones para la causa de la corriente requerían que las Nubes de Magallanes pasaran mucho más cerca de la Vía Láctea, pero recientes simulaciones orbitales han puesto en duda tales mecanismos.

Nidever y Majewski trabajaron con Butler Burton, del Observatorio Leiden y del Observatorio Nacional de Radioastronomía, y Lou Nigra, de la Universidad de Wisconsin. Además de presentar los resultados a la Sociedad Astronómica Americana, los científicos han presentado un artículo para el Astrophysical Journal.

Más información en:

http://www.nrao.edu/

Entradas Relacionadas:

Etiquetas: ,