Planeta recién descubierto puede ser el primer exoplaneta verdaderamente habitable

29 de septiembre de 2010

Thumbnail preview

Lynette Cook

Un equipo de cazadores de planetas liderado por astrónomos de la Universidad de California en Santa Cruz, y la Institución Carnegie de Washington ha anunciado el descubrimiento de un planeta de tamaño terrestre (tres veces la masa de la Tierra) orbitando una estrella cercana a una distancia que lo sitúa en el centro de la “zona habitable” de la estrella, donde el agua líquida podría existir en la superficie del planeta. De confirmarse, éste sería el exoplaneta más parecido a la Tierra descubierto hasta ahora y el primer caso de planeta potencialmente habitable.

Para los astrónomos, un planeta “potencialmente habitable” es un planeta que podría sostener la vida, no necesariamente uno que los seres humanos consideren un lugar agradable para vivir. Habitabilidad depende de muchos factores, pero el agua líquida y una atmósfera se encuentran entre los más importantes.

“Nuestros resultados ofrecen un caso muy convincente para un planeta potencialmente habitable”, dijo Steven Vogt, profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de California en Santa Cruz. “El hecho que hemos sido capaces de detectar este planeta tan rápidamente y tan cerca nos dice que los planetas como éste deben ser realmente más comunes”.

Los resultados se basan en 11 años de observaciones en el Observatorio WM Keck en Hawai. “Las técnicas avanzadas en combinación con telescopios antiguos basados en tierra continuarán liderando la revolución de los exoplanetas”, dijo Paul Butler del Instituto Carnegie. “Nuestra capacidad de encontrar mundos potencialmente habitables está ahora limitada sólo por nuestro tiempo de telescopio”.

Vogt y Butler lideran el Relevamiento Lick Carnegie de Exoplanetas. Los nuevos hallazgos del equipo se informan en un artículo científico que se publicará en el Astrophysical Journal. Entre los coautores se incluye a Eugenio Rivera, científico asociado de investigación de la Universidad de California en Santa Cruz, a Nader Haghighipour, astrónomo asociado de la Universidad de Hawai-Manoa, y a Gregory Henry y Michael Williamson, investigadores científicos de la Universidad Estatal de Tennessee.

El artículo presenta el descubrimiento de dos nuevos planetas alrededor de la estrella enana roja cercana Gliese 581. Esto eleva el número total de planetas conocidos alrededor de esta estrella a seis, el sistema planetario de mayor número de planetas entre los descubiertos hasta ahora fuera del Sistema Solar. Al igual que en éste, los planetas alrededor de Gliese 581 tienen órbitas casi circulares.

El más interesante de los dos nuevos planetas es Gliese 581g, con una masa de tres a cuatro veces la de la Tierra y un periodo orbital de poco menos de 37 días. Su masa indica que es probable que sea un planeta rocoso con una superficie definida y que tiene la gravedad suficiente para retener una atmósfera, según Vogt.

Gliese 581, situada a 20 años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Libra, tiene una historia un tanto accidentada respecto a los reclamos de planetas habitables. Dos planetas detectados anteriormente en el sistema están en los bordes de la zona habitable, uno en el lado caliente (planeta c) y otro en el lado frío (planeta d). Mientras que algunos astrónomos siguen pensando que el planeta d podría ser habitable si tiene una gruesa atmósfera con un fuerte efecto invernadero para que se caliente, otros se muestran escépticos. El planeta g recién descubierto, sin embargo, se encuentra en el centro de la zona habitable.

“Tuvimos planetas en ambos lados de la zona habitable – demasiado caliente uno y demasiado frío el otro – y ahora tenemos uno justo en el medio”, dijo Vogt.

El planeta está trabado por la marea gravitacional a la estrella, lo que significa que un lado está siempre de cara a la estrella recibiendo luz en un día perpetuo, mientras que el otro lado permanece opuesto a la estrella y está en oscuridad perpetua. Un efecto de esto es la estabilidad del clima superficial del planeta, según Vogt. La zona más habitable en la superficie del planeta sería la línea entre la sombra y la luz (conocida como “terminador”), con temperaturas en la superficie disminuyendo hacia el lado oscuro y aumentando hacia el lado iluminado.

“Cualquier forma de vida emergente tendría una amplia gama de climas estables para elegir y para evolucionar, en función de su longitud”, dijo Vogt.

Los investigadores estiman que la temperatura media de la superficie del planeta está entre -31 y -12 C. Las temperaturas reales van desde un calor ardiente en la cara orientada hacia la estrella al frío glacial en el lado oscuro.

Si Gliese 581g tiene una composición rocosa similar a la de la Tierra, su diámetro sería de unos 1,2 a 1,4 veces el de la Tierra. La gravedad en la superficie sería más o menos igual o ligeramente superior a la de la Tierra, de modo que una persona fácilmente podría caminar en posición vertical sobre el planeta, dijo Vogt.

Los nuevos resultados se basan en 11 años de observaciones de Gliese 581 usando el espectrómetro HIRES (diseñado por Vogt) en el telescopio Keck I del Observatorio WM Keck, en Hawai. El espectrómetro permite mediciones precisas de la velocidad radial de una estrella (su movimiento a lo largo de la línea visual desde la Tierra), que puede revelar la presencia de planetas. El tirón gravitatorio de un planeta en órbita provoca cambios periódicos en la velocidad radial de la estrella central. Múltiples planetas inducen oscilaciones complejas en el movimiento de la estrella, y los astrónomos usan sofisticados análisis para detectar planetas y determinar sus órbitas y masas.

“Es muy difícil de detectar un planeta como éste”, dijo Vogt. “Cada vez que se mide la velocidad radial, es una noche en el telescopio, y tomó más de 200 observaciones con una precisión de alrededor de 1,6 metros por segundo para detectar este planeta”.

Para conseguir muchas medidas de velocidad radial (238 en total), el equipo de Vogt combinó sus observaciones de HIRES con los datos publicados por otro grupo liderado por el Observatorio de Ginebra (HARPS).

Además de las observaciones de velocidad radial, los coautores Henry y Williamson hicieron precisas medidas de brillo, noche a noche, de la estrella con uno de los telescopios robóticos de la Universidad Estatal de Tennessee. “Nuestras mediciones de brillo verificaron que las variaciones de velocidad radial son causadas por el nuevo planeta en órbita y no por un proceso dentro de la propia estrella”, dijo Henry.

Los investigadores también exploraron las implicaciones de este descubrimiento con respecto al número de estrellas que es probable que tengan al menos un potencial planeta habitable. Dado el número relativamente pequeño de estrellas que han sido cuidadosamente estudiadas por los cazadores de planetas, este descubrimiento ha llegado sorprendentemente pronto.

“Si éstos son raros, no se debería haber encontrado en una forma tan rápida y tan cerca”, dijo Vogt. “El número de sistemas con planetas potencialmente habitables es probablemente del orden de 10 ó 20 por ciento, y cuando se multiplica eso por los cientos de miles de millones de estrellas en la Vía Láctea, que es un número grande, podría haber decenas de miles de millones de estos sistemas en nuestra galaxia”.

Más información en:

http://news.ucsc.edu/

Entradas Relacionadas:

Etiquetas: ,

2 comentarios

  1. Es cierto que hace unas semanas se ha encontrado (SETI) una fuente de radio supuestamente artificial procedente de Gliese 581???

    1. No, Jordi, la noticia es absolutamente falsa, como muchas que publican los diarios… Y ese ABC es de los peores, porque ni siquiera intentó verificar lo que afirma.
      Lo que publicaron los diarios es sobre una señal descubierta por Ragbir Bhathal en diciembre de 2008 proveniente de la dirección del cúmulo globular 47 Tucanae y se trata de algo no verificable, pudiendo ser, incluso, ruido instrumental. Una aparente emisión láser única, no repetida hasta el momento. Ragbir Bhathal quien realizó la observación es un ingeniero residente en Australia aficionado a la astronomía (ningún prestigioso astrofísico) interesado en capturar señales extraterrestres y no proviene del programa SETI, es sólo un colaborador como tantos aficionados.
      Saludos
      Jaime

Los comentarios están cerrados por el momento.