Astrónomos liberan un conjunto de datos sin precedentes de objetos celestes que aumentan y disminuyen su brillo

12 de enero de 2012

Thumbnail preview

The CSS Survey Team, University of Arizona

Astrónomos del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y la Universidad de Arizona han dado a conocer el mayor conjunto de datos ya recogidos que documentan el aumento y la disminución de brillo de estrellas y otros objetos celestes (totalizando doscientos millones).

El cielo nocturno está lleno de objetos como asteroides que surcan el cielo y otros (como las estrellas que explotan o las estrellas varíables) que-destellan, disminuyen y aumentan su brillo. El estudio de tales fenómenos puede ayudar a los astrónomos a comprender mejor la evolución de las estrellas, los agujeros negros en centros de galaxias y la estructura de la Vía Láctea. Este tipo de objetos también son esenciales para el reciente descubrimiento de la energía oscura, la misteriosa energía que predomina en la expansión del Universo, que ganó el año pasado el Premio Nobel.

Usando de el relevamiento de eventos transitorios en tiempo real Catalina (CRTS, por su acrónimo en inglés), un proyecto liderado por Caltech, los astrónomos sistemáticamente escanean los cielos en busca de estos objetos dinámicos, produciendo un conjunto de datos sin precedentes que permitirá a los científicos de todo el mundo realizar investigaciones nuevas.

“La exploración de objetos variables y fenómenos transitorios como las explosiones estelares es una de las áreas de investigación más vibrante y creciente de la astrofísica”, dice S. George Djorgovski, profesor de astronomía de Caltech e investigador principal en el CRTS. “En muchos casos, se obtiene información única para comprender estos objetos”.

El nuevo conjunto de datos se basa en observaciones realizadas con el telescopio de 0,7 metros en el monte. Bigelow, en Arizona. Las observaciones fueron parte del Catalina Sky Survey (CSS), la búsqueda de objetos cercanos (NEOs), asteroides que pueden representar una amenaza para la Tierra, llevada a cabo por astrónomos de la Universidad de Arizona.Tomando imágenes en repetidas ocasiones de grandes áreas del cielo y comparando estas imágenes con las anteriores, el CRTS es capaz de controlar el brillo de quinientos millones de objetos, lo que le permite buscar a los que drásticamente aumenta o disminuyen su brillo. De esta manera, el equipo del CRTS ha identificado decenas de miles de variables, maximizando la ciencia que se puede extraer de los datos originales.

El nuevo conjunto de datos contiene las llamadas historias de brillo de un total de doscientos millones de estrellas y otros objetos, incorporando más de 20 mil millones de mediciones independientes. “Este conjunto de objetos es un orden de magnitud más grande que el mayor de los conjuntos de datos previamente disponibles de su clase”, dice Andrew Drake, científico del Caltech y autor principal de un póster que se presentó en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana, en Austin, Texas, el 12 de enero de 2012. “Esto permitirá muchos estudios interesantes por parte de toda la comunidad astronómica”.

Una de las características únicas del relevamiento, dice Drake, es que se hace hincapié en una filosofía de datos abiertos. “Descubrimos eventos transitorios y publicamos electrónicamente en tiempo real, de modo que cualquier persona puede seguirlos y hacer nuevos descubrimientos”, explica.

“Es un buen ejemplo de intercambio de datos  científicos y su reutilización”, dice Djorgovski. “Esperamos establecer un ejemplo de cómo la ciencia de gran cantidad de datos se debe hacer en el siglo 21″.

El conjunto de datos incluye más de un millar de estrellas en explosión llamadas supernovas, incluyendo muchos tipos inusuales y novedosos, así como cientos de las llamadas variables cataclísmicas, que son pares de estrellas en los que una derrama materia en la otra, llamada enana blanca. Además,  decenas de miles de estrellas variables y novas enanas, que son estrellas binarias que cambian drásticamente su brillo.

“Tomamos cientos de imágenes cada noche en cada uno de nuestros telescopios en nuestra búsqueda de asteroides peligrosos”, añade Edward Beshore, investigador principal del CSS de   caza de asteroides de la Universidad de Arizona. “Ya en 2005, nos preguntábamos si estos datos podrían ser útiles a la comunidad de astrónomos. Estamos encantados de haber podido forjar esta alianza. En mi opinión, ha sido un gran éxito y es un magnífico ejemplo de la búsqueda de formas de obtener un mayor valor de las inversiones de los contribuyentes en ciencia básica”.

El equipo dice que pronto planea proporcionar datos adicionales tomados con un telescopio de 1,5 metros en el monte Lemmon, en Arizona, y un telescopio de 0,5 metros de Siding Spring, Australia.

Además de Djorgovski, Drake, y Beshore, el equipo incluye al científico Ashish Mahabal, al científico de cómputo Matthew Graham, al investigador postdoctoral Ciro Donalek y al investigador científico Roy Williams, de Caltech. Los investigadores de otras instituciones incluyen a Steve Larson, Boattini Andrea, Alex Gibbs, Grauer Al, Hill Rik, y Richard Kowalski de la Universidad de Arizona, Mauricio Catelan de la Universidad Católica de Chile, Eric Christensen, del Observatorio Gemini, en Hawai, y José Prieto la Universidad de Princeton.

Más información en:

http://media.caltech.edu/

Entradas Relacionadas:

Etiquetas: , ,